Análisis: Sniper Elite 3 Ultimate Edition – PS3/PS4/XONE/X360/PC

Sniper Elite III Ultimate Edition es la edición definitiva de una de las franquicias más reconocidas de la desarrolladora Rebellion Developments. Vamos a desentrañar sus puntos fuertes y sus debilidades, por lo que si os interesa saber más acerca del Fantasma del Desierto, os animo a que sigáis leyendo.

Estamos tratando con un juego desarrollado por Rebellion Developments y publicado por la compañía 505 Games para las consolas de Sony (PS3 y PS4), de Microsoft (360 y One) y para PC. Rebellion la conoceréis muchos por estar implicada tanto en proyectos dentro de la industria de los videojuegos como en la industria del cómic, siendo algunas de sus franquicias más importantes, con el permiso de Sniper Elite, el aclamado videojuego Alien vs. Predator o la subsaga Sniper Elite Nazi Zombie Army. Aunque realmente la conoceréis por infinidad de títulos más, ya que ha realizado trabajos para prácticamente todas las videoconsolas, como Amiga, DOS, Jaguar, Game Boy, PSP, PS2, PS3, PS4, X360, One, Wii, Wii U, PC y así hasta un largo etcétera, algunos con mayor o menor éxito de ventas. Es difícil no reconocer un gran título siendo una desarrolladora con nada más y nada menos que 23 años a sus espaldas, se dice rápido, pero con lo complicado que es hoy en día sobrevivir en la industria del videojuego, un sector muy feroz que te obliga a estar innovando constantemente y a lograr resultados siempre positivos en cada proyecto, tiene mucho mérito que Rebellion Developments haya podido seguir en lo alto sin ser devorado por peces de mayor tamaño. Rebellion Developments es considerado actualmente como el mayor estudio independiente que existe actualmente en Europa, todo un mérito a tener muy en cuenta.

Sniper Elite III nos sitúa en África, durante el período de la Segunda Guerra Mundial, concretamente en el papel de un francotirador experimentado (Karl Fairburn) del bando de los aliados y que lucha contra el eje (alemanes e italianos). Si que es cierto que las historias de la Segunda Guerra Mundial ya están muy vistas y muchos videojuegos bélicos (Call of Duty, Medal of Honor, etc.) ya han abandonado esa temática, pero aún así… ¿Quién no ha deseado nunca ser un francotirador en una de estas guerras? Todavía recuerdo esas películas de los 80’s y 90’s (e incluso las más modernas a partir del 2000) de escuadrones asediados por un jodido francotirador enemigo que no podían localizar ni por activa ni por pasiva. Hombres duros y solitarios, capaces de estar horas e incluso días parapetados en un punto con el único objetivo de localizar al enemigo y clavarle una bala entre ceja y ceja. ¿Quién no ha quiero entonces ser nunca uno de estos? Por desgracia para ellos, la cosa siempre terminaba igual, si el francotirador no era un protagonista y se limitaba a ser parte del enemigo, acababa siendo presa de un cañonazo de cualquier tanque tipo Sherman o Crusander de los aliados. Y por desgracia para ellos en la actualidad, los videojuegos multijugador los han terminado catalogando como “camperos” siendo el respeto hacia ellos prácticamente nulo. Aunque una cosa si que se mantiene y no cambia… ¡son un grano en el culo para cualquier rival!

Bueno, dejemos de lado las fantasías y volvamos a lo que realmente importa, el videojuego…

Imagen 2

Hemos ubicado a Sniper Elite III en el tiempo, pero ¿y la historia? Pues bien, es el típico videojuego bélico donde la historia explica más bien poco o nada y lo que explica la verdad es que lo hace con tan poca gracia que no ayuda a que el jugador se sienta interesado en absoluto por comprenderla. Cuando estas jugando, terminas por interesante más por los objetivos de la misión que por lo que intentan explicarnos en el modo campaña y por tanto la empatía que podamos sentir por nuestro protagonista es… como lo diríamos… cero. Lo importante de todo esto es que no estamos tratando con un videojuego al estilo Hollywood y por tanto, la mayor parte del tiempo, por no decir el 99,9%, estamos jugando con nuestro protagonista y no viendo secuencias de video. Además, para aquellos que estéis interesados en darle una oportunidad a Sniper Elite III Ultimate Edition, informaros que os encontraréis además de con el propio videojuego, también con todo el contenido descargable hasta la fecha, incluyendo los tres episodios de “Salvar a Churchill”, un paquete completo con seis armas extras, varios mapas para la modalidad online y por último tres modos de juegos, el individual de toda la vida, el cooperativo (muy recomendable) y el ya conocido modo multijugador competitivo. En números, estamos hablando de un juego con una campaña de 8 misiones que puede ocuparnos alrededor de 15-20 horas en función de nuestra agilidad (si somos más o menos mancos) y del nivel de dificultad que elijamos para jugarlo (sin olvidar la cantidad de coleccionables que hay por misión). En mi caso particular, reconociendo que me gusta mucho explorar el escenario e intentar jugar a lo “sniper”, he tardado alrededor de 11 horas en finalizar el videojuego. A esto, le tenemos que sumar los DLC’s de que dispone la Ultimate Edition y por último la modalidad multijugador que nos aportará una infinidad de horas extra al videojuego, y todo esto sin contar con el modo cooperativo, una delicia si queréis pasarlo bien con algún compañero. En números redondos, estamos hablando de que Sniper Elite III Ultimate Edition puede tener una duración de aproximadamente unas 30–40 horas de juego muy tranquilamente, donde 11 horas ya las ocupa la campaña (en dificultad media).

Como he mencionado, uno de los puntos importantes a tener muy en cuenta para medir la duración del juego, es el nivel de dificultad que que se quiera elegir. El juego dispone de 4 niveles de dificultad, Cadete, Tirador, Sniper y por último Auténtico. El modo Cadete podríamos decir que es el nivel de dificultad Fácil en un videojuego, los modos Tirador y Sniper vendrían a ser el nivel de dificultad Normal y el nivel de dificultad para los más experimentados quedaría reservado para el modo Auténtico. Cada nivel de dificultad supone un reto para nosotros, la IA enemiga irá “mejorando” y nuestras habilidades con el rifle francotirador deberán ser mejores si queremos estar a la altura. Los daños que recibamos nos penalizarán más, los enemigos serán mucho más perspicaces (o nos lo parecerá al menos), la dificultad para disparar será mucho mayor conforme subamos la dificultad del juego, se nos impedirá guardar la partida durante el transcurso de las misiones (un problema os lo aseguro) y así hasta un largo etcétera que hará que descubramos el límite de nuestra paciencia. Quiero destacar que aumentando la dificultad se pierden las ayudas durante las misiones, siendo nosotros los responsables de donde irá nuestra bala una vez la disparamos con el rifle de francotirador. ¿Qué quiero decir? Simple, cuando tengamos que hacer uso del rifle de francotirador, deberemos tener en cuenta parámetros como el viento, la caída que pueda llegar a hacer la bala durante su recorrido e incluso el efecto Coriolis, vamos, que tendremos que tener en cuenta el movimiento de rotación de la Tierra y su influencia sobre nuestro disparo. Por tanto, si queréis apostar fuerte, no dudéis en subir el nivel de dificultad, pero os aconsejo que lo penséis bien, porque no está hecho para cualquiera.

Imagen 3

Nuestra destreza con el rifle de francotirador y la mirilla no serán lo único que tengamos que tener en cuenta, en muchas ocasiones, nuestro querido rifle no será la mejor opción para avanzar en la misión, es más, puede que incluso se convierta en nuestro enemigo debido al gran ruido que emiten sus disparos. Por este motivo, deberemos de optar por otras alternativas dentro de nuestro arsenal, y por otras formas de matar de entre nuestro repertorio como ser sigiloso y matar con el cuchillo. Esto es lo que demuestra claramente que Sniper Elite III no es el típico TPS (o FPS) al uso, aquí no iremos matando como en los Call of Duty o Battlefield a los enemigos a diestro y siniestro, ni nos aparecerá una horda de nazis sedientos de sangre (esto lo dejamos para la subsaga SE Nazi Zombie Army), aquí no, ya que Sniper Elite III se puede considerar como un juego alternativo a todo esto, es un videojuego pausado, muy calmado en muchas ocasiones, de decidir la estrategia antes de actuar, donde el sigilo y el pasar desapercibido en todo momento prima sobre la acción y solamente en momentos puntuales, muy puntuales, ya sea porque la misión nos obliga o porque hemos metido la pata hasta el fondo, se nos brindará la oportunidad de saltar a la acción ¡¡e ir a lo loco!!.

Lo que está claro y a modo resumen es que tenemos la posibilidad de avanzar en las misiones de varias formas, no todo se resume a eliminar al enemigo, podemos esquivarlos, rodearlos y llegar a nuestro objetivo eliminando al mínimo número de soldados (si así lo queremos). Dentro del abanico de posibilidades a la hora de matar a los enemigos, tenemos la forma discreta o la suicida, en la primera utilizaremos con mucha cabeza el sigilo y las armas como el francotirador, el cuchillo para el cuerpo a cuerpo y la pistola Welrod con silenciador, perfecta para disparos a la cabeza a media distancia. La forma suicida se suele utilizar cuando nos han descubierto y no somos capaces de ocultarnos o si nuestra paciencia alcanza DEFCON 1 y nos lanzamos a modo kamikaze con nuestra ametralladora Stern.

Imagen 4

El armamento de Sniper Elite III Ultimate Edition es muy variado y aunque siempre terminamos utilizando la Welrod o el rifle de francotirador, tenemos varias armas interesantes a elegir y otras de secundarias muy útiles para momentos en los que un disparo no es la mejor solución. Comenzamos la partida con un rifle de francotirador, con una pistola con silenciador y con una ametralladora y conforme avancemos en la campaña iremos desbloqueando armas y objetos que se podrán equipar en el menú de inicio de la misión. En dicho menú podemos seleccionar nuestro propio inventario, eligiendo el rifle de francotirador que prefiramos (incluso personalizándolo a nuestro gusto), elegir la pistola que mejor se adapte a nosotros e incluso decidir si nuestra arma pesada será una recortada o una metralleta. De todas formas, si erramos en la elección de nuestro armamento o de nuestros objetos, tendremos la posibilidad durante la partida de saquear a los cadáveres que vayamos dejando por el camino. Además de estas armas, existen otros objetos como las granadas de mano, la dinamita o las minas terrestres, que nos serán muy útiles para eliminar objetivos pesados, como tanques o camiones, e incluso para borrar del mapa a pequeños escuadrones enemigos. También disponemos entre nuestro inventario, de los botiquines y vendas para curarnos, los prismáticos para estudiar el terreno y trazar nuestra estrategia y los anzuelos como la piedra o el pedernal y acero, éste último además de servirnos de distracción contra los enemigos, también nos servirá de ayuda para detonar objetos a distancia, igual que con la dinamita.

Durante las misiones utilizaremos todo nuestro inventario en función de nuestras necesidades, pero tal y como he mencionado antes, lo más útil no deja de ser el rifle de francotirador y la pistola con silenciador. La metralleta también es útil, pero el uso que yo le he llegado a dar ha sido para los momentos de modo “Rambo” o cuando me he visto totalmente acorralado y he tenido que hacer uso de una arma con una cadencia de tiro mayor. Aún así, no lo olvidéis, la Welrod será vuestra mejor compañera durante toda la partida.

Imagen 5

Cuando utilicemos el rifle de francotirador, deberemos prestar mucha atención para disimularlo con el ruido del entorno, ya que un disparo de estos rifles suele llamar fácilmente la atención de los soldados enemigos. Generadores, disparos de cañón, disparos de metralleta, cualquier ruido ambiente será positivo para ocultar nuestro disparo. Y si acertamos en el blanco, nuestro premio será un primer plano perfecto con la “Kill Cam”, una cámara en forma de Rayos X que con todo lujo de detalles nos mostrará como la bala atraviesa al enemigo y los daños internos que ésta le causa, hemorragias, huesos rotos, órganos dañados, etc. asemejándose mucho a la cámara que se utiliza en Mortal Kombat para los fatalities.

¿Recordáis que os comenté que aumentando la dificultad perdíamos las ayudas a la hora de disparar? En los niveles de dificultad “Normal”, una vez que hemos encontrado una buena ubicación y estamos apuntando con nuestro rifle de francotirador al objetivo, tenemos la opción, mediante el botón R1, de emular que cogemos aire para llenar nuestro pulmones (y así bajar el ritmo de nuestras pulsaciones) provocando que se ralentice la acción y nos sea mucho mas sencillo acertar en el blanco. Justo cuando se ralentiza la acción nos aparece un puntero a modo de ayuda que indica donde impactará la bala en función de donde estamos apuntando con nuestro rifle, pues bien, aumentando la dificultad, por ejemplo en el modo “Auténtico”, perdemos toda ayuda posible y seremos nosotros los responsables de calcular el punto de impacto de la bala en función del viento, rotación de la Tierra, etc. En las partidas que yo he podido hacer, he detectado que para objetivos muy lejanos, por ejemplo más de 100 metros de distancia, hay que apuntar algo por encima calculando de esta forma la caída que tendrá la bala en el tramo final de su recorrido. Y en distancias cortas, prácticamente el punto de impacto será allí donde apuntemos con nuestro rifle. Esto puede parecer bastante sencillo, pero todo lo contrario, durante una partida en la que vuestro propósito es no ser vistos, un disparo fallido puede suponer ser detectados y obligaros a reubicaros antes de que los soldados que estén de guardia os detecten. Además, en situaciones en las que hay que eliminar a varios soldados de forma seguida, fallar disparo sí y disparo también, puede suponer la diferencia entre lograr el objetivo o ser eliminado.

Imagen 6

El apartado gráfico de Sniper Elite III Ultimate Edition se puede considerar correcto, no es una revolución gráfica ni mucho menos, todo lo contrario, es bastante justo si consideramos que consolas como PS4 o Xbox ONE pueden dar más de sí (incluyo también al PC), pero al menos, no nos sangran los ojos mientras jugamos, salvo en casos puntuales donde los enemigos muertos quedan flotando en el aire, vamos, un detalle sin importancia. El juego lo he probado en la consola Playstation 4 de Sony pero para ambas consolas de nueva generación y también para PC el videojuego rinde a 1080p y 60 fps. He notado algunas caídas en velocidad de forma puntual pero os aseguro que en ningún momento han supuesto problema alguno para la experiencia de juego.

Una vez completado Sniper Elite III es cuando podemos dar el veredicto y confirmar que el apartado visual no se ha mimado como en muchos otros videojuegos, las texturas tan simplonas, incluidas la del protagonista del videojuego o incluso los efectos de luz del Sol o de las torres de guardia, que parece que se les ha metido un “chute” de brillo, denotan que éste no es el aspecto fuerte de Sniper Elite III. De todas formas, repito, no estamos hablando de una obra de arte visual, pero es lo suficientemente correcto como para no molestar ni afectarnos mientras disfrutamos pegando tiros a diestro y siniestro con nuestro rifle.

En cuanto al apartado sonoro, no hay mucho que mencionar más allá de que viene completamente traducido al castellano (excepto los DLC’s que solamente vienen subtitulados). La banda sonora es escasa por no decir nula y el sonido ambiente no es nada del otro mundo, muchas veces no sabremos de donde viene el sonido de los enemigos o el ruido de los tanques. Un fallo muy común son las voces de los soldados rivales, las cuales suenan como si estuviesen a nuestro lado y muchas veces, solamente quedando un soldado enemigo, sigue hablando como si todavía siguiese con su pelotón. Vamos, en un combate real si un soldado está gritando hacia… ¿nadie? lo que se está ganando es una bala en todo el cráneo. Y ya no hablar de los aviones, los cuales suenan pero cuando miras al cielo no ves nada. Aún con lo comentado, si nos centramos en la misión y no en los detalles, el apartado sonoro cumple y repito que hay que agradecer que al menos lo hayan traducido al castellano.

Imagen 7

Lo que realmente me ha sorprendido en Sniper Elite III Ultimate Edition es que aún no habiéndose ajustado del todo la fórmula jugable, el videojuego es 100% adictivo y lo que es mejor, abarca a todo aquel público que está cansado de tanto Call of Duty, Battlefield y juego clónico, vamos, encuentro que tiene mucho mérito.

En cada una de las misiones se nos emplazará en una ubicación segura del mapa, un mapa muy extenso para prácticamente cada una de las 8 misiones, siendo quizás la primera, la más floja de todas. Las misiones consisten en alcanzar el objetivo principal que se nos ha encomendado y conforme avancemos a través del mapeado, se nos presentarán objetivos secundarios que podremos o no cumplir en función de las ganas que tengamos. La libertad para lograr dichos objetivos es total, es decir, seremos nosotros mediante nuestra astucia los que deberemos trazar la estrategia, escoger el mejor camino y eliminar a los enemigos que veamos conveniente (como si queremos eliminar a todos los soldados del mapa). Esto es lo que para mí hace de Sniper Elite III un gran juego. ¿Quién no ha querido disfrutar de un buen videojuego de sigilo con total libertad de movimientos? Deberemos subir a terreno elevado y estudiar la situación, o ir a ciegas si lo que queremos es acción, eliminar a los enemigos de formas sigilosa o salir con la metralleta a lo “Rambo”, ubicarnos en un punto y disparar con nuestro rifle de francotirador aprovechando cualquier ruido que disimule el disparo o disparar con nuestro rifle a diestro y siniestro hasta que no quede ninguna cabeza en pie. Como podéis ver, son decenas y decenas de posibilidades que tenemos para lograr nuestro objetivo en Sniper Elite III y dependerá de nosotros el nivel de “sutileza” que queramos darle.

Aunque también hay que decir que no todo lo que reluce es oro…

En primer lugar, los escenarios se repiten mucho y esto lastra el juego de inicio a fin, que no quiere decir que nos aburramos, porque los objetivos de cada misión suelen tenernos bien entretenidos, pero sí que se nos pasa por la cabeza lo de “esto ya lo he visto”. Durante la partida tendremos misiones en poblados derruidos, fortalezas, aeródromos, etc. y todo esto tanto de día como de noche, pero aún así, nosotros mismos nos daremos cuenta que salvo algún tramo concreto de las misiones, a grandes rasgos, el escenario será el mismo o muy parecido y esto a veces le resta mucha diversión. Considero que no por ser África todo se debe resumir a escenarios de arena, casas derruidas, vegetación seca y rocas por doquier. Además, parece que el protagonista tenga alergia al agua porque no se aprovecha en absoluto dicha sustancia como medio de camuflaje, vamos, que no podemos acceder a las zonas de agua por mucho que las tengamos delante de nuestros morros. Y ahora pensaréis… ¿pero qué puedes esperar de un escenario que se desarrolla en África? pues no sé, pero estoy seguro que se podría haber sacado mucho más jugo de los escenarios aportándole mayor variedad visual.

Otro aspecto negativo a mi parecer es que aunque el escenario es amplio, las limitaciones y la falta de interacción hacen que muchas veces tengamos que hacer rodeos para ir de un punto A a un punto B, cuando subiendo un simple “pedrusco” podríamos ahorrarnos rodearlo. Está claro y es totalmente comprensible de que no es un juego de plataformas en tercera persona, pero habría valido la pena ahondar más en ello.

Imagen 8

Con respecto a la IA, mencionar que a excepción de algunos fallos bastante evidentes, cumple con creces con lo que queremos, que es que los soldados nos lo pongan jodidamente difícil. Hay que dejar claro que la dificultad tiene un papel muy importante, si lo que queremos es pasarlo realmente mal, no dudéis en ir directamente al nivel de dificultad “Auténtico”, no os dejará indiferentes y hasta que no le cojáis el “truco”, vuestro nivel de desesperación irá en aumento, hasta tal punto que creo que más de uno querría morir de asfixia con la almohada de la cama. Los enemigos siguen un patrón establecido a la hora de ejecutar las guardias y en caso de estar muy cerca de su radio de visión es cuando rompen con su recorrido para centrarse en lo que han visto u oído. En caso de llamar la atención de alguno de los soldados, a estos les aparece un circulo en la cabeza a modo de advertencia, si éste se rellena por completo de amarillo significa que prestarán atención al ruido o a lo que sea que les haya desconcertado y por tanto, se desplazarán hacia esa zona para investigar. Si sigues en su radio de visión o por ejemplo sigues disparando y haciendo ruido, el círculo pasará de amarillo a rojo y si se rellena por completo de rojo, entonces te habrán localizado. Lo importante del juego es pasar desapercibido y que los enemigos no te localicen, aprovechar cualquier ruido ambiente para camuflar tus disparos y utilizar tu Welrod (la pistola con silenciador) siempre que sea posible, por eso es por lo que nos llaman “El Fantasma del Desierto”. También existen otros métodos “menos correctos” para avanzar tal y como hemos estado comentando unas cuantas líneas arriba y que no aprovechan las virtudes de Sniper Elite III, como es ir a pecho descubierto matando a todo ser vivo o “campear” en una zona de difícil acceso para el enemigo e ir matando con el rifle de francotirador a todo soldado que se te ponga a tiro. Salir al descubierto quizás es la peor opción, ya que estar en el punto de mira de un enemigo mucho rato puede significar un billete directo a una caja de pino. Pero “campear”, por mucho que eso no nos parezca jugar, suele funcionar, ya que los enemigos no tienen soluciones ante tal rastrera estrategia. Aún así repito, para hacer esto, mejor jugar a un Call of Duty o a un Battlefield, porque la saga Sniper Elite se disfruta de otra manera, desde el sigilo.

Además del modo campaña, hay que recordar que en Sniper Elite III tenemos la modalidad online o multijugador, la cual se divide en el modo competitivo y el modo cooperativo, ambos muy útiles para darle vidilla al juego aunque hayamos terminado la historia. El modo competitivo se puede jugar tanto en individual como por equipos de hasta 12 jugadores y deberemos de valernos de nuestro rifle de francotirador para eliminar a nuestros enemigos (de entre muchas otras maneras). En el caso del modo cooperativo, se puede disfrutar de la campaña con un amigo, totalmente recomendable si tenéis ocasión de probarlo, pero recordad, siempre en online, no es cooperativo a pantalla dividida en la misma videoconsola. Además, existen otros desafíos que nada tienen que ver con la campaña que también se pueden disfrutar con la compañía de un colega, los modos “Vigilancia” y “Supervivencia”.

DLC’s: “Salvar a Churchill”

Tal y como os he mencionado al inicio del análisis, en Sniper Elite III Ultimate Edition tenemos la posibilidad de disfrutar de los DLC’s Salvar a Churchill Parte 1: En las Sombras, Salvar a Churchill Parte 2: El vientre de la Bestia y Salvar a Churchill Parte 3: Confrontación.

La historia es muy simple, la vida de Winston Churchill corre grave peligro y nuestra misión será localizar y eliminar al asesino que perturba la tranquilidad del Primer Ministro del Reino Unido, en cuanto a los detalles, mejor descubridlos vosotros mismos. Las mecánicas son las mismas que en el modo campaña, uso del rifle de francotirador, ser sigiloso y aprovechar el entorno para camuflarnos siempre que nos sea posible y todo esto en unos escenarios con algunas localizaciones muy bien logradas que no dejarán indiferente a nadie.

Imagen 9

Conclusiones

Para todos aquellos que no han disfrutado aún de la saga Sniper Elite y quieren darle una oportunidad, que mejor que hacerlo por la puerta grande con Sniper Elite III Ultimate Edition. Es un videojuego no apto para todos los jugadores, ya lo hemos explicado durante el análisis, en el ADN de Sniper Elite están grabadas las palabras “sigilo” y “estrategia” y las escenas de acción suelen ser bastante puntuales, a no ser que queramos provocarlas para animar momentos concretos de las misiones. Por tanto, estamos hablando de que Sniper Elite III es un videojuego bélico alternativo, alejado por completo de los típicos juegos en primera y tercera persona de “mata-mata”.

Además, tenemos la opción de disfrutar de la campaña de forma individual o acompañados por un amigo mediante el modo cooperativo, o incluso aprovechar otras modalidades del cooperativo que le darán mucha vida al juego. Personalmente, para todo aquel que se esté pensando la compra, le recomiendo que disfrute de una buena partida en cooperativo con algún amigo, no tiene desperdicio alguno y las risas os aseguro que no faltarán. Y no olvidéis el multijugador por si sois aficionados al online.

Aún con lo ya mencionado, hay que recordar que la Ultimate Edition viene acompañada de una campaña extra en forma de DLC’s dividida en 3 partes y que por tanto os permitirá alargar aún más la vida del videojuego.

Podemos discutir largo y tendido sobre Sniper Elite III, pero no cabe duda de que la Ultimate Edition dará a todo aquel que la quiera jugar horas y horas de disfrute, que es lo que realmente quiere todo jugador, divertirse. Como dicen los de Rebellion, “ una sola bala puede cambiar la historia ”, así que no dejéis escapar la oportunidad y enfrentaos al enemigo desde la mirilla de vuestro rifle, Karl Fairburn ha regresado.

Valoracion_Final_ sniper_elite_3_ultimate_edition

Deja un comentario