Análisis: The Witcher 3 Wild Hunt – XONE/PS4/PC

El lobo blanco comenzaba su última aventura.
Mientras seguía el camino que llevaría a culminar su historia, no cesó en su afán de encontrar a los seres que le eran queridos, acabar con opresores y con todo aquel ser sobrenatural que le impedía alcanzar sus metas.

Un último esfuerzo, casi rozando con la punta de las garras el final de todo, la última bocanada para coger fuerzas, y por fin el lobo podría descansar, pero antes, debía enfrentar los retos que el tramo final de su camino tenía preparados.

Nos encontramos ante una difícil tarea, analizar uno de los juegos más esperados de 2015, que además de ser un reto para sus creadores tanto a nivel técnico como narrativo, lo ha sido para la nueva generación de consolas.

Los chicos de CD PROJEKT RED nos han dejado una auténtica obra maestra digna de mención y de inclusión obligatoria en el olimpo de los mejores juegos jamás realizados y por consiguiente, un cierre a la trilogía de Geralt de Rivia más que impresionante.

Si bien el mejor punto que tiene Witcher 3 es su increíble densidad y profundidad narrativa tan bien llevada a cabo, no podemos pasar por alto, que respecto al Witcher 2, ha incrementado su jugabilidad y apartado técnico de una forma asombrosa, así como el control del jugador y los combates, que si bien no han sido perfectos, como acabamos de decir se “meriendan” a los de la segunda edición de este juego.

Hablando de la calidad gráfica del título y a pesar del NECESARIO downgrade gráfico que se llevó (que aún siendo necesario nos parece una pena), estamos ante un juego que explota muy bien la potencia gráfica de la nueva generación de consolas.

Podemos encontrar multitud de efectos de partículas y luz sumamente bien detallados, tanto en animaciones del entorno o que suceden a nuestro alrededor como en el personaje, bien sea en un combate o usando las “señales” que Geralt posee. Así mismo, y en relación con los efectos de partículas, cuando hablamos de efectos climatológicos están muy bien conseguidos y son de gran ayuda a la hora de la inmersión en el juego y su sistema horario.

El diseño de los personajes está tremendamente bien hecho, las texturas son impresionantes, donde más podemos notarlo es en los personajes principales y secundarios de la historia, cada tela, pieza de armadura o arma está hecha con mimo y esmero.

No encontramos “dientes de sierra”, “clipping” y apenas hay problemas en la carga de texturas cuando nos acercamos entre puntos y cambian los modelos de baja resolución a los de alta.

La ambientación en un mundo oscuro medieval, vuelve a estar llevada a cabo con una maestría impresionante, realmente no hay nada que nos pueda descolocar y la estética avejentada y sucia que ya conocemos por las anteriores entregas sigue ahí.
Los paisajes son brutales, la densidad de vegetación es altísima, vegetación que interactúa con los efectos climáticos del juego, el agua que podemos encontrar en ríos, mares y pantanos es impresionante.

Todos estos son claros ejemplos de lo mucho que se ha trabajado en el entorno gráfico.

Si bien podemos encontrar ciertos detalles donde Witcher 3 pierde la perfección, como el pelo de los personajes o la reflexión de la luz sobre la piel mojada y alguna pequeña caída de FPS, no podemos decir otra cosa, El apartado gráfico de este título nos ha dejado impresionados.

Si nos sumergimos en el apartado sonoro nos damos de bruces con una BSO genial, que hace justicia al juego y apoya en todo momento a los eventos que suceden mientras jugamos, tanto si es un momento difícil moralmente para Geralt, como si es un combate o persecución. La BSO se adapta completamente al juego.
La sincronización labial, algo que en muchos títulos brilla por su ausencia en The Witcher 3: Wildhunt, hace acto de presencia y hace gala de calidad, muy pocas veces se descompensa lo que escuchamos con lo que vemos en pantalla, sumando a un doblaje de calidad, en un juego de estas características es de agradecer.

Los efectos de sonido tanto de choque de armas, golpes, quemaduras, fuego, y sonidos secundarios de algarabía como cuando entramos en una taberna, están muy trabajados y tienen lugar justo en los momentos en los que deben.

La suma de una BSO genial, unos efectos de sonido realmente buenos y una sincronización y doblaje ( al inglés eso sí) de alta calidad, dan como resultado un apartado sonoro tremendo en este título que ayuda muchísimo a la inmersión en la historia y a crear emociones en el jugador.

Respecto al guión y la historia del juego… Que podemos decir aquí…
Es una obra maestra,  nos consiguió enganchar en el juego original de Witcher y continuar con su segunda parte y en esta, tercera y última entrega de la aventura de Geralt de Rivia han sabido aplicar todos los puntos que ya nos gustaban y de hecho mejorarlos.

Witcher 3, hace gala de una densidad, profundidad y calidad narrativa y de guión impresionante. Todo concuerda con las aventuras que jugamos en sus precuelas y retoma la historia de manera impresionante con la búsqueda por parte de Geralt y

Vesemir de Yennefer, unos 6 meses después del final de The Witcher 2, con una situación sociopolítica bastante mala, con guerras y hambrunas.

Mención especial a los arcos argumentales, que si bien, nos gustaría que hubiesen sido más, muchas de nuestras decisiones tendrán repercusiones a lo largo del juego, desde la más nimias a algunas bastante grandes.

Los monstruos también están ahí, siendo uno de los enemigos primarios de los brujos y como no, de Geralt como brujo que es. Podremos encontrar multitud de “carroñeros” alimentándose tras el paso de las batallas con los cadáveres que ahí quedaron sin un lugar digno donde descansar el resto de la eternidad y por la falta de patrullas y seguridad en las zonas, encontraremos también muchos “Nekkers”, “sumergidos” y demás fauna, si bien también encontraremos multitud de bandidos, ladrones y asaltantes.

Algo que nos ha apasionado de títulos como Skyrim, Dragon Age: Inquisition y demás juegos del género, ha sido la vastedad de sus mapeados y en esto Witcher 3 se lleva otra vez el gato al agua. Los mapeados son enormes, sin perder un ápice de calidad, podemos encontrar ciudades en las que más de una vez y si no fuera por el mapa nos perderíamos, en las que hay de todo,  peluqueros, armeros, herreros, prostíbulos, tascas, teatros, altares…

the witcher 3 - 5

Si preferimos la vida “rural” tendremos varios mapeados con bosques inmensos, islas, poblaciones, bloques montañosos, zonas áridas y pantanosas… Multitud de escenarios en un juego, que regresa esa sensación a los jugadores de poder ir a donde quieran y hacer lo que plazcan. No exageramos cuando decimos que si nos ponemos a recorrer cada rincón del mapa podremos pasarnos HORAS a lomos de nuestro caballo y más si vamos haciendo cada “misión” secundaria, contrato o visitando los puntos de interés del mapa.

Junto a esto y bien cogido de la mano tenemos los elementos “sandbox” que han introducido en este título, que para un juego de rol, es un básico, un básico muy echado de menos en otros juegos del género que son mucho más lineales y pasilleros.

Podremos también dedicar nuestro tiempo a jugar a las cartas, al juego conocido en este mundo como “Gwent” que, como minijuego está bastante bien y parte de las misiones de Withcer 3, tendrán que ver con este jueguecito.

Si hablamos de jugabilidad, a la que ya nos hemos referido brevemente casi al comienzo del análisis, Witcher 3 cuenta con un sistema de movimiento, cámaras, combate, etc. Bastante mejor que el de sus predecesores, es más ágil y dinámico, no obstante es el peor apartado de esta obra maestra sobretodo porque no era lo que se esperaba y para muchos resultará muy fácil.
La cámara alguna que otra vez nos jugará malas pasadas, como atravesar una pared y que no podamos ver nada o cuando luchamos en lugares muy frondosos con algún problema visual con las ramas o troncos de los árboles.
Los combates se nos hacen demasiado simples y repetitivos y nos hubiera gustado ver más interacción o algún tipo de combo entre señales y ataques físicos.

Pese a que esta es la peor parte del juego, queda muy por encima de muchos otros títulos, si bien, en una producción de este tipo, y después de haber insistido tanto en ello, tanto los jugadores y fans del juego como sus creadores, nos parece que debería haber sido un poco mejor.

Y llegamos al final del análisis, que decir, nos parece un “must have”, un juego que pone fin a una trilogía espectacular, y lo pone por todo lo alto, dejándonos con un sabor agridulce, felices porque por fin Geralt acabe su búsqueda, dependiendo del final que “veamos” de una manera u otra y tristes precisamente por eso, es el final de la aventura de nuestro querido brujo.

Gráficamente es un lujo jugar a un título como este, la BSO es increíble de igual modo y si te gusta el género estás ante un título con incontables horas de contenido de todo tipo y una libertad de acciones más amplia que sus competidores.

Desde aquí no podemos recomendar otra cosa que “Chic@s, a jugar a esta obra maestra” no os arrepentireis de ello, quizás os arrepintais de que las dos precuelas, el juego original de Witcher y el Witcher 2 no hayan sido tan épicos como este. Un placer haber jugado y analizado este fin de trilogía.

Valoracion_Final_THE_WITCHER_3