Impresiones: The Final Station – PC

The Final Station, zombies y trenes ¿Quién da más?

El género post-apocalíptico y el subgénero zombi hasta hace poco tan solo se conocía por las películas de George A. Romero y por los videojuegos de Resident Evil, pero de un tiempo en adelante se ha convertido en el género de moda de nuestra sociedad, ya sea a través de la lectura por los libros, comics o mangas, en la gran pantalla, principalmente por películas basadas en best sellers o libros top ten en su género o por la gran repercusión que ha tomado también en el mundillo de los videojuegos, pudiendo encontrarse decenas de nuevas aventuras de zombies combinadas con géneros de todo tipo, como simuladores, acción, supervivencia, aventuras interactivas, etc. y como no… los videojuegos de bajo presupuesto no podían dejar escapar la oportunidad de lanzarse a la aventura dentro del género de moda y es aquí donde encontramos grandes maravillas como This War of Mine, Skyhill, Project Zomboid o por ejemplo este The Final Station, desarrollado por los rusos Do My Bests Games.

The Final Station no es un videojuego que sea novedoso en el sentido de que vayamos a ver algo distinto a lo ya desarrollado por otros, viene siendo más de lo mismo dentro del género de los videojuegos, un “el mundo se va a la puñetera mierda y yo debo salvarme”, con la diferencia de que en este caso para sobrevivir nuestro objetivo será el huir lo más lejos posible con nuestro tren “Belus 07”, tan lejos como podamos, con la esperanza de dejar atrás a los infectados y al apocalipsis. Lo del tren le da un toque especial al videojuego, ya que en él viajaremos de estación en estación con todos los supervivientes que vayamos encontrando, a los cuales deberemos de proporcionarles medicinas, alimentos, etc. y a la vez deberemos de controlar de una forma muy básica el tren para que éste pueda llegar a su destino. Yo definiría el interior del tren como nuestra base de operaciones, la Suite del ático en Skyhill o la casa donde vivimos en This War of Mine, aunque todo mucho más básico.

Una vez que el tren llega a destino, éste queda bloqueado en las vías y para lograr que avance deberemos encontrar en el escenario los códigos que permiten el desbloqueo de las vías. ¿Cómo? Pues explorando, así de simple. Nos deberemos a nuestra pericia para movernos por el escenario, abriendo puertas, subiendo y bajando escaleras con el único objetivo de encontrar alimentos, medicinas, balas y lo más importante, el código de desbloqueo de las vías. ¡Ah! Por cierto, en cada escenario tendremos la posibilidad, si nos gusta explorarlo al completo, de encontrar supervivientes, los cuales, podremos hacer subir a nuestro tren. Tengo que decir que los 3 o 4 primeros supervivientes que encontré se me terminaron muriendo, básicamente porque no hay instrucciones claras para nada, vas al tanteo o al “prueba y error”.

¿Y qué más? Bueno, la cosa no queda aquí, durante nuestros ratos de exploración lo normal es que nos encontremos a cada puerta que abramos con zombies, algunos muy básicos, otros mejor preparados por tener habilidades especiales y otros que quizás por su equipación se conviertan en un grano en el culo.

2

Si buscáis similitudes con otros videojuegos, las tiene en casi todos los aspectos, menos en lo del tren, eso mola… ¡mola y mucho! Mientras que videojuegos como This War of Mine resultan ser juegos más de gestión, The Final Station está mucho más orientado a la acción y en menor medida a la gestión de recursos, pareciéndose muchísimo más a Skyhill, con la diferencia de que aquí intentamos dejar atrás el fin del mundo y en Skyhill el objetivo es salir del hotel, aquí buscamos el código que nos permita desbloquear las vías y en Skyhill reparar los ascensores que nos permitan seguir bajando plantas, siendo diferente y muy claramente en el apartado gestión de recursos, que como ya he mencionado más arriba, The Final Station es muy básico en esto, no permitiendo el crafteo como lo hace Skyhill u otros videojuegos del género. Aunque bueno, quizás eso es lo que lo diferencie de otros, es simple en su objetivo y eso para mí lo hace muy adictivo.

A todos los que os guste probar cosas nuevas, os recomiendo que le echéis el ojo a The Final Station, disponible este verano en Steam.

Deja un comentario