Análisis: Party Hard

¿Alguna vez has tenido la desgracia de tener un vecino fiestero y has estado tentado de presentarte en su casa para cantarle las cuarenta? Pues sigue leyendo porque quizás acabas de encontrar el juego perfecto con el que desquitarte, y si no es tu caso, por lo menos te echaras unas risas.

De la mano de Pinokl Games y tinyBuild nos llega “Party Hard”, un divertido juego de sigilo con gráficos de estilo pixel art y cargado de humor negro en el que tendremos un único objetivo: poner fin a las ruidosas fiestas que perturban la calma de la noche.

En el juego encarnaremos a un pobre chico que harto de las constantes fiestas por parte de sus vecinos hasta altas horas de la madrugada, decide tomarse la justicia por su mano y acabar por las malas con el molesto ruido.
Armados con tan solo un cuchillo y portando una máscara para ocultar nuestra identidad nos infiltraremos en la fiesta e iremos matando uno a uno a los asistentes de la misma procurando no ser descubiertos por nadie. Pero esto no se quedará ahí. Con esta primera matanza, daremos comienzo a una especie de peregrinación por Estados Unidos en la cual acudiremos a todas las fiestas que podamos para ponerles fin mientras la policía nos pisa los talones.

Según superemos niveles iremos descubriendo poco a poco los entresijos de la historia gracias a cinemáticas en las que seremos testigos de un interrogatorio a un policía encargado del caso de nuestro protagonista.

Si nos enfocamos en la jugabilidad, en “Party Hard” contaremos con un sistema simple al que no tardaremos de cogerle el punto.
Es importante que a cada comienzo de nivel analicemos bien que tenemos a mano para llevar a cabo nuestro propósito.

En cada fiesta dispondremos de toda clase de trampas de las que podremos valernos para acabar con los asistentes. Manipular objetos, envenenar la comida o bebida, atropellar a la gente o empujarlos a hogueras serán solo algunas de nuestras opciones.

Una de las claves del juego será evitar que los invitados de la fiesta se alteren, por lo que contaremos también con sitios como contenedores, congeladores o alcantarillas donde podremos esconder los cadáveres de nuestras víctimas.

En el momento en el que seamos pillados matando a alguien o uno de los asistentes encuentre un cadáver empezará a cundir el pánico y veremos como el fiestero de turno sale corriendo en busca de un teléfono para llamar a la policía. Cuando esto ocurra, no nos quedará más remedio que intentar dar esquinazo al agente que nos perseguirá hasta que se canse. En el caso de que acabemos detenidos la partida terminará.

Según avancemos en el juego la dificultad aumentará empezando a aparecer agentes de seguridad en las fiestas. Al acercarnos a ellos, estos nos perseguirán y darán una paliza en el caso de que nos pillen, por lo que tendremos que acercarnos a ellos cuando estén de espaldas para liquidarlos.
En ocasiones también nos veremos las caras con fiesteros que al vernos hacer algo que no debemos no dudarán en pegarnos, dejándonos fuera de juego durante unos segundos.

Al igual que los invitados nosotros también podremos usar los teléfonos, aunque no llamaremos a las autoridades. Los que acudan a nuestra llamada pueden ser desde un guardaespaldas, a un loco con motosierra que no tendrá ningún miramiento en acabar con nosotros si nos encuentra en su camino entre otras opciones de lo más curiosas.

En ocasiones, podremos encontrar maletines que al recogerlos nos proporcionaran objetos como cambios de ropa con los que podremos despistar a los policías o diferentes tipos de bombas para sembrar el pánico en las fiestas.

Cada nivel cuenta con un mapa fijo aunque el número de asistentes o las trampas que encontraremos variarán al repetir partida. Esto nos obligará a replantearnos la estrategia a seguir a cada nuevo intento.

La gente que encontraremos en las fiestas será de lo más variopinta y en ocasiones incluso podremos ver a personajes que nos resultaran conocidos, como el caso de un famoso fontanero.

Actualmente, el juego cuenta con un modo para dos jugadores desde un mismo pc, aunque para ello debemos disponer de un mando para el jugador adicional así como también con diferentes personajes jugables, cada cual con algún tipo de habilidad o inconveniente especial.

También dispondremos del modo Taller, donde podremos realizar nuestros propios niveles y luego jugarlos, compartirlos o usar los ya creados por otros jugadores.

Cabe destacar que el juego sigue recibiendo actualizaciones con bastante frecuencia con las que están puliendo fallos y añadiendo nuevos contenidos. A pesar de ello, siguen persistiendo algunos molestos bugs que provocan cosas como que algunas trampas fallen, ver como personajes se quedan atascados en algún punto del mapa e incluso se nos cuelgue una partida en curso.

Si bien la duración del título no es muy extensa, también dependerá mucho de la habilidad de cada jugador. Una vez finalizados los doce niveles del modo historia, se desbloquearán una serie de niveles donde podremos asistir a nuevas fiestas a cada cual más bizarra.

En cuanto al apartado sonoro cada nivel contará con su propio tema musical para ambientar las diferentes fiestas aunque si nos quedamos atascados durante mucho tiempo en un mismo sitio puede llegar a resultar un poco pesada. Dispondremos también de un sencillo doblaje en inglés y subtítulos en castellano.

En conclusión, estamos ante un juego que pese a su aparente simplicidad puede resultar altamente adictivo y nos proporcionará unas cuantas horas de entretenimiento.

Más información sobre nuestra forma de puntuar los juegos: http://rincondeljugon.com/sistema-de-valoracion-en-los-juegos/

Deja un comentario