Análisis: Sniper Elite 4

Vuelven los nazis, vuelve el sigilo, vuelve Karl Fairburne, vuelve… SNIPER ELITE. Los chicos de Rebellion Developments nos traen de nuevo una de sus sagas más aclamadas y lo hacen con su cuarta entrega: SNIPER ELITE 4.

Aunque sobran las presentaciones porque a estas alturas de partido todos ya sois conocedores de que es Sniper Elite, os voy a hacer cuatro pinceladas a modo de introducción por si acabáis de salir del huevo. La saga Sniper Elite es muy reconocida entre los amantes del género de infiltración y sigilo, está ambientada principalmente en operaciones secretas de la Segunda Guerra Mundial, poniéndonos en la piel de un francotirador de Élite de las OSS llamado Karl Fairburne, apodado en SE3 como “El Fantasma del Desierto”, el cual podemos controlar en vista tercera persona y cuyos objetivos principales consisten en adentrarnos en territorio nazi, evitar ser vistos (no es imprescindible), cumplir los hitos principales y/o secundarios marcados y retirarnos sin dejar huella.

Tras los acontecimientos acaecidos en Sniper Elite 3 en territorio Africano, Karl Fairburne da el salto a Italia para seguir la pista de varios personajes nazis de importancia y además, conectado con este primer objetivo, para descubrir cuál es esa arma secreta que el Tercer Reich está desarrollando y que puede desequilibrar la balanza a favor del ejército nazi en esta Segunda Guerra Mundial.

En cuanto a la historia, SNIPER ELITE 4 vuelve a cometer a mi modo de ver el mismo fallo que su antecesor y no es otro que un hilo argumental bastante flojo, que para lo único que sirve, es para utilizarlo de conexión entre misión y misión y que no ayuda al jugador a involucrarse 100% con la experiencia. Esto puede no ser tan negativo para todos aquellos jugadores que ya conocen la saga desde sus inicios, pero sí que puede ser muy contraproducente si el objetivo es captar nuevos seguidores, porque la opinión de estos tras seguir la historia durante varias misiones no mejorará en absoluto ni ayudará a dar una opinión positiva de la experiencia de juego. ¿Tan mala es la historia? A ver, mala quizás no sería la palabra, podríamos definirla en todo caso como plana y falta de fuerza, sostenerse se sostiene, pero no nos aporta mucho más.

Por otro lado, en esta nueva entrega tenemos un factor que no teníamos en las anteriores y que en este caso sí que aporta un aire de novedad a la hora de jugar las misiones. Los Aliados tendrán mayor trascendencia y estaremos prácticamente durante toda la historia ligados a ellos. Se les ha querido dar tanta relevancia que incluso a partir de la segunda misión serán los encargados de hacernos una pincelada de los hitos a cumplir e incluso de darnos algún que otro consejo para lograrlos. Es una forma de introducirnos en las misiones y a la vez de explicar no solamente la historia de Karl Fairburne sino también la de otros personajes ligados a los Aliados.

En lo que respecta a la jugabilidad, SNIPER ELITE 4 se mantiene fiel a su ADN y es por ello que sus señas de identidad que son el sigilo y la infiltración se mantienen totalmente intactas. El videojuego está desarrollado de manera que debamos aprovechar nuestra habilidad y destreza en no ser vistos, es decir, evitar hacer ruidos innecesarios, aprovechar el entorno para ocultarnos, asesinar por la espalda, ocultar cadáveres para no llamar la atención de los soldados enemigos, enmascarar el sonido de nuestro rifle francotirador al disparar con el sonido de los bombarderos al pasar, desgastar nuestra pistola con silenciador todo lo posible, planificar SIEMPRE cada paso que damos y con la máxima cautela y en resumen, exprimir al máximo lo que Rebellion Developments pretendía que hiciéramos cuando desarrollaron el juego, que no es otra cosa que sentirnos realmente verdaderos soldados fantasma o “sombras”, como queráis llamarlo.

Aún así, para poder siquiera acercarnos a lo que Rebellion pretendía, los niveles de dificultad vuelven a ser de vital importancia. El modo de dificultad no solamente lo puedes escoger al iniciar el juego, sino que puedes hacerlo en cada inicio de misión. Disponemos de modo Cadete (Fácil), Tirador (Normal), Francotirador de Élite (Difícil) y por último el modo de dificultad Auténtico (Extremo). Las principales diferencias son la agresividad de los soldados enemigos, aunque la IA en general no mejore en absoluto, y la balística, siendo por ejemplo en el modo Cadete y Tirador una balística simplificada la  cual tiene “autoayuda” para calcular el disparo y siendo por ejemplo en el modo Francotirador de Élite y Auténtico una balística realista (por decirlo de alguna manera) donde será trabajo nuestro el calcular según la distancia donde debemos apuntar para dar en el objetivo. A mi modo de ver, si sois usuarios que lo que queréis es disfrutar del juego de una manera simple, podéis hacerlo sin ningún tipo de problema en el modo Tirador, no recomiendo el Cadete por ser demasiado facilón. Pero si lo que buscáis son retos, entonces lo vuestro es claramente el modo de dificultad de Francotirador de Élite o Auténtico, porque os aseguro que en más de una ocasión desearíais tiraros de los pelos. Está claro que estos dos últimos modos de dificultad son los que nos hacen ganar en inmersión, no es lo mismo utilizar el auto apuntado para eliminar a 2 o 3 enemigos de forma casi continuada o incluso abusar del rifle francotirador, que por ejemplo, tener que plantearse muy bien a que enemigos matar, en qué orden e incluso decidir si es buena idea eliminarlos con el franco o quizás lo mejor sería hacerlo con la pistola o el cuchillo.

Volviendo al tema jugable, insisto en que si ya conocéis la saga y más concretamente si ya habéis jugado a Sniper Elite 3, la forma de jugar y las mecánicas en general son prácticamente las mismas, incluyendo sus virtudes y por desgracia también sus defectos. Y digo esto porque SNIPER ELITE 4 sigue siendo algo ortopédico en muchas situaciones, como por ejemplo utilizando armas que no sean el rifle francotirador, se nos hace algo complicado hacernos con ellas. No quiero decir que sea difícil, pero sí que no es “ágil” a la hora de utilizarlas. Otro ejemplo puede ser en las innumerables situaciones donde nos hayamos visto envueltos en una batalla porque nos hayan descubierto, en este tipo de situaciones tenderemos a buscar cobertura porque al descubierto, aparte de que  jugamos con desventaja, el control no nos ayuda. No digo con esto que el juego nos deba permitir ir a lo “RAMBO”, pero sí que podrían haber pulido algo más los movimientos para facilitarnos de alguna manera los combates directos. Y por dar otro ejemplo más, el tema de las coberturas podría mejorarse y mucho, sobre todo cuando estamos tras una puerta abierta o detrás de cajas en las que debamos entrar y salir de la cobertura de forma rápida. Siempre he sido de la opinión que en esto deberían aprender y mucho de Uncharted, un juego que quizás no sea perfecto, pero que en el combate son ágiles como nadie. En SNIPER ELITE 4 tenemos muy bien implementado el tema de la infiltración y el sigilo, pero la parte de combate directo, que también la hay, peca mucho y mantiene a mi modo de ver, los mismos defectos que ya arrastrábamos en la anterior entrega, una lástima, pero nos toca volver a sufrirlo.

Por otra parte, en esta nueva entrega han querido aportarnos con alguna que otra novedad y en este caso una muy interesante es la posibilidad de escalar o de colgarnos en cornisas, movimiento que nos permitirá ampliar nuestro abanico de posibilidades, ya que durante la partida se nos convertirá en un recurso más para avanzar en nuestra misión.

En lo que respecta a las armas, podemos llevar encima el fusil de francotirador, la pistola y un arma intermedia que puede ser por ejemplo una ametralladora o escopeta. También cabe la posibilidad de utilizar un lanzacohetes, que nos será de ayuda y nos sacará de algún que otro apuro como ya ocurría en otras entregas de la saga. Por otro lado, también podremos cargar una serie de ítems como pueden ser vendas o botiquines, minas antipersona/antitanque, TNT, trampas con o sin cable, etc. y todo ello será seleccionable durante el juego con el botón L1, permitiéndonos además elegir que armas o ítems queremos tener disponibles desde nuestro menú rápido (la cruceta). Lo que yo he utilizado más ha sido el TNT y las bombas/granadas, el resto las he trasteado en ocasiones pero al final se me hacía más fácil eliminar a los enemigos de forma silenciosa con el cuchillo o la pistola con silenciador que no con minas o trampas.

Se mantiene la elección de nuestro armamento en cada inicio de misión y podremos mejorar ciertos aspectos conforme vayamos cumpliendo ciertos hitos durante la partida y ganando experiencia, llegando incluso a desbloquear personalizaciones especiales para cada arma. Considero que es un punto interesante pero que podrían haber aprovechado muchísimo más, por un lado porque hay poca personalización y por el otro lado porque el proceso de mejoras es lento.

SNIPER ELITE 4 dispone de una campaña formada por 10 misiones, las cuales podremos jugar en modo un jugador o de forma cooperativa con otro compañero. Las misiones tienen varios objetivos principales y luego una serie de hitos secundarios que dependerá de nosotros el hacerlos o no. En esta nueva entrega ganamos y mucho en lo que a tamaño del mapa se refiere, los escenarios son enormes y nuestra libertad para ir por ellos es total, para nada se parece en este aspecto a lo que vimos en Sniper Elite 3, donde teníamos escenarios de un tamaño aceptable pero con una libertad bastante enmascarada. Y si en vuestro caso consideráis que los escenarios de SE3 ya eran lo suficientemente grandes, pensad que aquí aún lo son más, así que en este aspecto lo vais a disfrutar mucho, ya que considero una gozada el tener la libertad de moverte por cualquier parte del escenario para realizar una misión secundaria, continuar luego para sacarte de encima un objetivo principal, volver a una misión secundaria y terminar con el objetivo final. Tú eres el responsable de elegir que quieres hacer y cuando lo quieres hacer.

La ventaja de plantear el juego de esta forma es que te muevas por donde te muevas siempre encontrarás una misión a realizar, sea principal o secundaria. Este detalle hace que se mantenga la adicción que ya tenía su antecesor, haciendo que no quieras terminar la misión hasta haber completado TODO lo completable en el mapa. Ayuda y mucho la variedad de escenarios, algo que pecaban sus anteriores entregas y las múltiples posibilidades que te encuentras en las misiones, pudiendo entrar a muchos edificios, recorrer decenas de caminos, subir azoteas, descubrir túneles, etc. etc. etc.

No quiero marear mucho más hablando de los escenarios por lo que terminaré con un detalle más. Si la primera misión de Sniper Elite 3 nos parecía algo sosa y quizás no representaba la grandeza del juego, en SNIPER ELITE 4 ocurre todo lo contrario, todas las misiones mantienen y mejoran a la anterior, la variedad como ya he comentado es algo de lo que tenemos que agradecerles a los de Rebellion, pero además, nuestra primera misión en la isla de San Celini os aseguro que os va a dejar a todos un muy buen sabor de boca.

La duración del juego es muy relativa, yo he calculado que para completar cada misión podemos tardar aproximadamente una hora u hora y media, pudiendo ser más como a mí me ha ocurrido si nos interesamos por hacer las secundarias o nos entretenemos haciendo diana en los cráneos nazis. Al final, para completar Sniper Elite calculad una media de unas 15 horas de juego, algunos quizás lo terminéis en 10 y otros lo alargaréis a 20 y como tenéis la posibilidad de rejugar las misiones para recoger los coleccionables que os falten, mejorar a vuestro gusto el armamento o simplemente para repetir alguna misión por disfrute, la broma se os puede alargar tranquilamente a las 30 horas.

Si a todo esto le sumamos que además de la campaña en modo individual tenemos la posibilidad como ya hemos mencionado arriba de jugar en cooperativo, pues las horas de juego se os pueden ir a las que vosotros queráis. Y para todos aquellos que os gusten las modalidades online, en SNIPER ELITE 4 existe la posibilidad de jugar en diferentes modos de juego. Duelo a muerte por equipos, Duelo a muerte (todos contra todos), El Rey de las distancia por equipos, El Rey de la distancia (todos contra todos), No Pasar, y por último, Control (el controla la zona de toda la vida).

En lo que respecta al apartado visual, hay que dejar claro que la saga Sniper Elite nunca ha sido un referente gráfico, con esto no quiero decir que sus juegos se vean mal o que sean un… aborto visual, simplemente que son juegos interesantes gráficamente y con un comportamiento excelente, pero que no descubren nada ni nos van a sacar un “UALA” de la boca. La nueva entrega de Sniper Elite cumple con creces en este apartado, nos permite jugar en escenarios grandes y bastante completos, notándose que han querido cuidar muchos detalles que al final suman en la experiencia, como texturas, sombras, efectos de luces, reflejos, etc. Quizás los puntos más flojos en este apartado sean los reflejos del agua y el diseño de los personajes, algo “cutres” siempre en todas las entregas. En lo referente al comportamiento, no he sufrido en toda la partida ningún problema por bajada de fps, manteniéndose muy estable en todo momento y recordaros que el juego se encuentra a una resolución de 1080p tanto en Xbox One como en PS4.

¡Lo sé, lo sé! No puedo terminar este apartado sin mencionar la famosa Killcam de Sniper Elite. En esta nueva entrega se sigue manteniendo la famosa cámara, algo obvio si tenemos en cuenta que es una de sus señas de identidad y me parece fantástico, porque no sé lo que pensaréis vosotros, pero a mí me da un “no sé qué” cada vez que acierto el disparo en un punto vital que me dan aun más ganas de seguir matando. Para los que no sepáis de que estamos hablando, la Killcam es una secuencia que aparece cada vez que acertamos un disparo con el francotirador en un punto vital del cuerpo del enemigo (cerebro, pulmón, columna, etc.) mostrándonos por decirlo de alguna manera en forma de radiografía nuestro impacto en el enemigo y dejándonos ver con pelos y señales los destrozos que le producimos en su cuerpo. Os gusta ¿eh? Convertimos los cuerpos de los soldados nazis en verdaderos batidos de sangre.

En el apartado sonoro, poco a decir, el juego dispone de una banda sonora interesante que nos ayuda a sumergirnos en las misiones, no estamos hablando de la Filarmónica de Viena pero mantienen el nivel de sus antecesores. A destacar el doblaje al castellano, que cumple su objetivo, que no es otro que ahorrarnos tener que leer los subtítulos.

 

-Conclusiones.

La nueva entrega de Sniper Elite, aunque mejora muchos aspectos de la saga, también hereda muchos defectos de ésta, es por ello que SNIPER ELITE 4 puede resultar como una ampliación de su antecesor pero con escenarios y libertad de movimientos ampliado. Es un videojuego muy interesante para ser jugado pero quizás más orientado para todos aquellos usuarios amantes del género sigilo/infiltración y para todos aquellos seguidores de la saga.

Por otro lado, recordemos que SNIPER ELITE 4 es un videojuego completamente rejugable, por lo que no quedará en la estantería ni en un cajón perdido una vez completada la campaña, todo lo contrario, podremos volver a las misiones para cumplir el 100% de los objetivos, repetir la campaña en modo cooperativo (altamente recomendable) e invertir infinidad de horas en las modalidades online.

En resumen, si tenéis dudas de si os va a gustar o no, recomiendo esperar a que baje de precio o mejor, podéis probar a comenzar por Sniper Elite 3, del cual tenéis ofertas en todas las plataformas. Por el contrario, si tenéis claro que el sigilo y la infiltración son lo vuestro y que Europa es vuestro claro campo de batalla, no perdáis la oportunidad, dejad de leer el análisis y tomad el control de Karl Fairburne.

Más información sobre nuestra forma de puntuar los juegos: http://rincondeljugon.com/sistema-de-valoracion-en-los-juegos/

Deja un comentario