Análisis: Torment Tides of Numenera

Tras superar la campaña de Kickstarter, la desarrolladora inXile Entertainment nos trae un título que presume de ser el sucesor espiritual de Planescape: Torment. Ambientado en el mundo postapocalíptico de Numenera, juego de rol creado por uno de los que fue en su momento diseñador de Wizards of the Coast y propiedad de Monte Cook Games, su lore es posiblemente uno de los aspectos que aumentaron la expectación alrededor del título.

El Noveno Mundo está ambientado en la tierra dentro de mil años y lo que los habitantes llaman magia no es ni más ni menos que la evolución de la ciencia. En Torment: Tides of Numenera controlamos a un humanoide conocido como “Desecho”, fragmento de algo que llaman “Dios cambiante”.

Al comenzar una nueva partida, a diferencia del resto de juegos dentro del género, personalizar al protagonista no nos lleva más que unos minutos. Elegir entre una de las tres clases, el sexo del personaje y poco más son las opciones que nos dan, una lástima para los más meticulosos.

Los primeros minutos trascurren en el lugar del incidente, hemos caído del cielo al puro estilo Clark Kent y dos siluetas con forma humana nos analizan concienzudamente. ¿Murder y Scally? Casi, Aligern y Callistege dos nanos, hechiceros del Noveno Mundo, que están dispuestos a acompañarnos durante nuestra aventura.

Durante los siguientes minutos debemos abrirnos paso entre extraños artefactos adaptándonos a los controles del juego hasta que, tras unos cuantos clicks nos llevan hasta nuestra primera decisión. Dos desconocidos, un “Desecho” y un camino que se separa, sólo podemos continuar nuestro viaje con uno de los dos personajes que nos acompañan debido a sus diferencias acerca de nuestro destino. Ahora es cuando realmente empieza nuestra historia, ¿estáis listos para ver con qué nos sorprende el Noveno Mundo?

Al llegar al primer asentamiento, nos encontramos con las primeras pruebas del juego. Para superarlas debemos hacer alarde de nuestra gran agudeza…visual, sí, bloques de texto gigantescos nos esperan a lo largo del título. A pesar de ser algo de lo más común dentro del género, Torment: Tides of Numenera tiene serios problemas con el tipo de fuente del texto lo que dificultará mucho el seguimiento de las conversaciones a los jugadores. Entre los cuales tenemos que no cambie la fuente según el personaje que hable, ni se haga distinción entre descripciones narrativas y diálogos. Para colmo, la mayor parte de las conversaciones que se mantienen son monótonas y con poca profundidad narrativa. Además, unos personajes poco participativos y carentes de carisma tampoco ayudan al desarrollo de la trama.

Para poder forjar nuestro destino, debemos manipular las Corrientes. Éstas son las fuerzas intrínsecas que rigen la moralidad en el Noveno Mundo. Según actuemos durante el juego, las Corrientes van cambiando, marcando así nuestro legado. Para llevar a cabo cualquier acción, debemos usar puntos de nuestra reserva de uno de los tres atributos del personaje: fuerza, rapidez e inteligencia. Mientras más puntos gastemos más posibilidades de éxito tendremos de superar las pruebas, eso sí, la cantidad que podemos invertir en cada acción viene delimitada por nuestra capacidad de esfuerzo.

Si bien habrán combates en el juego, no es necesario combatir ni una sola vez obligatoriamente. El juego da la posibilidad de finalizar el juego sin necesidad de combatir, cosa que se agradece ya que los combates por turnos es lo peor de Torment: Tides of Numenera resultando largos, lentos y aburridos. Es más que aconsejable que al ver aparecer el letrero “Crisis iniciada” te dirijas a las opciones del título y actives el modo ventana para poder disfrutar de internet en tu navegador favorito hasta que finalice el combate.

En cuanto al apartado audiovisual….

El título de inXile Entertainment presenta un acabado notable, similar al de Pillars of Eternity, algo comprensible tratándose del mismo motor gráfico. En cuando al doblaje, aceptable pero bastante ausente, ya que por desgracia son pocos los trozos con voces.

Algo a destacar en lo que respecta a los subtítulos, es que los jugadores que no tengan un buen nivel de inglés van a sentirse frustrados a la hora de seguir los diálogos, ya que, por lo general, las traducciones del título dejan mucho que desear. En el caso del castellano es pésima, hasta tal punto que resulta increíble que se venda en tal estado. Entre las faltas de ortografía, errores varios de codificación de texto y la falta total de cohesión la opción más viable para el jugador es seleccionar los textos en inglés para poder comprender algo.

En lo que respecta al apartado técnico ninguna novedad, Torment: Tides of Numenera no presenta cambios en el motor gráfico. En resumidas cuentas, un juego que utiliza únicamente unos cuantos núcleos del procesador con alguna que otra colaboración esporádica de nuestra tarjeta gráfica, lo que se traduce a necesitar un procesador con un buen rendimiento por núcleo para poder jugar a 1080p60.

En resumen, el título de inXile Entertainment es un juego correcto que está muy lejos de exprimir las posibilidades que el juego de Monte Cook Games les brindaba.  Estamos ante otro caso que no logra estar a la altura del juego en el que está basado, en este caso Planescape: Torment, una lástima.

¿Recomiendo el juego? Sí y no. Si eres un jugador que busca una experiencia parecida a la ofrecida por los juegos de rol de los 90, puede que Torment: Tides of Numenera sea una buena opción. En cambio, si odias los juegos en los que las palabras son tu mejor arma, te has equivocado de título.

Más información sobre nuestra forma de puntuar los juegos: http://rincondeljugon.com/sistema-de-valoracion-en-los-juegos/

Deja un comentario