Análisis: Dark Souls III The Ringed City

Todo tiene un principio y un fin, y para el pesar de muchos, la saga Souls llega a su final con este último dlc: The Ringed City. Parece que fue ayer cuando la saga nació con Demon’s Souls en PS3 y, a pesar de su mala acogida al principio, Miyazaki y su equipo dieron vida a lo que sería una de las grandes sagas japonesas.

En cuanto a la historia, pese a que mucha gente esperaba que por una vez fuese más explícita la forma de contarla, sigue estando esparcida por los rincones del juego otra vez. Han decidido no romper la magia que caracteriza a la saga Soul obligando al jugador a atar cabos y dando lugar a la libre interpretación del lore.

Llama la atención como en este dlc han juntado varias de las mecánicas que más frustraban a los jugadores como los pantanos envenenados. Además, encontrar atajos puede suponer un gran problema. Los combates son aún más injustos, sobre todo debido a la cantidad de daño que infligen los enemigos.

El diseño artístico mantiene el nivel del resto de contenido del juego siendo, junto a su banda sonora, una de las características más emblemáticas de la saga. Además, los escenarios incitan a ser explorados debido a los múltiples caminos que encontramos a lo largo del dlc y los bosses lucen especialmente espectaculares.

Si ya de por si el juego base se puede exprimir durante muchísimas horas, con Ashes of Ariandel y The Ringed City se convierte en la experiencia definitiva para cualquier fan de la saga e incluso para jugadores ajenos a ella.

En cuanto a la jugabilidad, se han añadido un buen número de armas, conjuros nuevos, dos arenas y un nuevo pacto entre otros. La mecánica de The Ringed City sique siendo la misma ya que, si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?

El rendimiento ha mejorado con creces desde el día que se lanzó Dark Souls III, parche a parche se ha dado lugar a que en The Ringed City encontremos una optimización bastante buena.

Supone el cierre de una de las mayores sagas jamás creadas, una trilogía que, una vez más, pone a Japón en el lugar donde se merece en el sector de los videojuegos. Hidetaka Miyazaki y su equipo se han ganado a pulso la fama que han logrado. En definitiva, un must have para los fans de la saga Souls y una excelente elección para los jugadores que busquen nuevos retos.

Deja un comentario